jueves, 19 de octubre de 2017

Carrillada en salsa




     Hoy vamos a preparar una carrillada de cerdo en salsa, un plato único, muy fácil de hacer y con un resultado para chuparse los dedos... ¡Exquisito!.

     Como bien sabéis la carrillada o carrillera es el corte de carne que se obtiene de las mejillas (carrillos) del animal, ya sea cerdo o ternera, y que algunos la tratan como un producto cárnico más, mientras otros como casquería. Bajo una fina capa de grasa, lo que le aporta una vez cocinada mucha jugosidad, encontramos una carne muy limpia, compuesta de musculo básicamente, algo gelatinosa y por lo tanto con un alto contenido en colágeno.

     La mayor complicación de esta receta es el tiempo de cocción, puesto que las carrilladas necesitan cocinarse de forma lenta y prolongada para que queden bien tiernas y jugosas.

     Sin más...

     ¡Vamos a ello!

     Ingredientes (para 4 personas):


     - 8 trozos de carrillada ( aproximadamente 1 kg.).
     - 1 cebolla.
     - 7 ajos.
     - 1 zanahoria.
     - 1 rama de apio verde.
     - Pimienta negra en grano.
     - 1/2 lt. de caldo de carne.
     - 1 cucharadita de comino molido (1 ts).
     - 200 ctls. de vino blanco.
     - Aceite de oliva virgen extra.
     - Sal.

     Preparación:


     Como ya os he comentado, es una receta muy sencilla y fácil de preparar.

     Comenzamos por pelar y limpiar las verduras, dejando los ajos enteros y picando la cebolla y zanahoria a trozos grandes, añadiéndolo todo a una cazuela donde ya tendremos aceite de oliva virgen extra calentando.

     En cuanto comiencen a dorar un poco añadiremos los granos de pimienta negra y el apio rallado, tras haberle quitado las partes mas fibrosas y las hebras. Removemos bien, agregamos una cucharadita de comino y 150 ctls. de vino blanco, reservando un poco para usarlo luego, y dejaremos que el alcohol del vino evapore. En función de que color o matices queramos dar a la salsa, podemos usar vino blanco o tinto, en mi caso, como era el que tenía en casa, me he decantado por el primero de ellos.

     Pasamos todo al vaso de la batidora, trituramos bien y reservamos.

     Vamos a usar el aceite que nos queda en la cazuela para marcar las carrilladas, a fuego medio, por uno y otro lado unos minutos. Una vez marcadas les pondremos un poco de sal y usaremos los 50 ctls. de vino blanco que hemos reservado para desglasar el fondo de la olla.

     Regaremos con medio litro de caldo de carne y dejaremos cocer a fuego medio/lento unos 45 o 50 minutos. En mi caso, para este paso voy a utilizar la olla rápida, de forma que en 20 minutos a mínima presión voy a obtener un resultado casi similar. Y voy a sustituir el caldo de carne como tal por medio litro de jugo de solomillo al natural que tenía congelado y que cocine a fuego lento junto con aceite de oliva, agua, sal y vino blanco.

     Transcurrido este tiempo de cocción, abrimos la olla y unificamos ya todos los ingredientes juntando la salsa que teníamos en el vaso de la batidora, mezclamos bien y dejaremos unos 20 minutos más a fuego medio con la olla destapada, para que la salsa vaya reduciendo y espesando poco a poco.

     Tenemos nuestro riquísimo plato..

     ¡Listo!



     ¡Buen provecho!