lunes, 7 de noviembre de 2016

Crema de nabos

  

     Hoy vamos a hacer un plato casi ancestral...

     Una crema de nabos.

     El nabo es uno de los grandes olvidados en nuestra cocina, y eso que desde la Antigua Grecia se tiene documentado su uso como base de la dieta, y continuaría siéndolo hasta bien entrada la Edad Moderna, cuando se vea desbancado por la patata.

     Siempre considerado comida de pobres, es alcalínico, con lo que contribuye a mantener nuestros PHs, depurativo y diurético, además es rico en minerales, fibra y vitamina C.

      A todas estas propiedades le vamos a sumar las de la cebolla, expectorante, el puerro descongestionante y el ajo, antibiótico, y así conseguiremos una crema indispensable para estas fechas frías en las que estamos todos acatarrados.

     Aunque no lo creáis el sabor de la crema a la vez que intenso, es muy suave, con lo que marida muy bien con un toque de pimentón, comino, puerro crudo o cilantro... Va en gustos...

     Ingredientes (Para 4 personas):


     - 1 kg de nabos.
     - 1 puerro.
     - 1 cebolla.
     - 1 patata pequeña.
     - 3 dientes de ajo.
     - Caldo de ave.
     - Pimienta negra molida.
     - Aceite de oliva virgen extra y sal.


     Preparación:


     Pelamos, lavamos y troceamos las verduras.

     Ponemos 4 cucharadas de aceite de oliva en una cacerola, el puerro, los ajos y la cebolla y pochamos sin que doren.

     Añadimos los nabos, rehogamos unos minutos, la patata, pimienta negra y un litro de caldo de pollo, dejándolo cocer unos 10 minutos.

     Pasamos por la batidora y dejaremos hervir unos 2 o 3 minutos más.

     Un toque de pimentón, comino molido o curry le vá fenomenal.

     ¡Listo!


     ¡Buen provecho!